‘A ese caooonnn no le queda mucho tiempo. ¡Los mismos que andan en eso se lo van a quebrar!

Noticias de Chihuahua.- (  www.laparadadigital.com ).-  Varias calles alrededor de la iglesia Sagrado Corazón de Jesús en la ciudad de Chihuahua fueron cerradas. Un caos y decenas de vehículos  intentaban abrirse paso por cualquier otro lado.

“Oficial, oficial ¡Sólo quiero dar vuelta para allá!”… “LO SIENTO SEÑOR, EL TRÁFICO ESTA DESVIADO”… “¿Pero, porqueeeee? POR LA MISA PARA LOS SACERDOTES DE CEROCAHUI.

Las cintas amarillas solo permitieron que la ruta del Vivebus circulara por la calle Ocampo. Ni una unidad más que no fuera de emergencia pudo ingresar por los alrededores.

“ANDALE APURATE, VAMOS A METERNOS POR LA PUERTA DE ACA DE LADO PARA VER SI PODEMOS ESTAR CERQUITITITAS DE LOS ATAUDES DEL PADRE GALLO Y EL PADRE MORITA”…. “PERAME, QUE NO VES QUE MIS RODILLAS NO ME AYUDAN?… ADELANTATE Y ME APARTAS LUGAR… Se decían dos adultas mayores vestidas de blanco y con un rosario colgando entre las manos… Eran dos de las primeras asistentes que llegaron para estar presentes en la celebración de cuerpo presente, en honor a los dos sacerdotes asesinados en el municipio de Cerocahui.

Cada vez llegaba más gente y la que alcanzo, logro entraron al templo. Para el resto se puso una sombra afuera con pantalla y bocinas.

RUMORES… “¿Cómo?, Pos si hace 15 días estuve allá y yo mismo hasta bromie con el padre gallo y ahora en su funeral…. Y deja tú ¡En la misma iglesia los mataron a los pobres!… No tienen perdón de Dios…. Mira pobrecitos, ya llegaron las carrozas, ¿nos acercamos?… No, no te muevas ya de aquí, porque nos ganan la sombrita de este arbolito.

Sobre la avenida Ocampo a un costado de la Iglesia, se estacionaron dos carrozas. Una negra y otra blanca de la que bajaron los ataúdes en color café con los restos mortuorios de los sacerdotes… Se hizo un silencio total.

SNIF, SNIF, SNIF.. El triste llanto de alguien, desato el sentimiento de los demás, y fueron más los lamentos que se escuchaban.

Adentro la ceremonia comenzó.  Vestidos de blanco, otros con la ropa tradicional de la Sierra. Religiosos, políticos, empresarios, tarahumaras. Rostros tristes, ojos enrojecidos de llorar, impotencia, dolor y coraje, presente en cada uno de los asistentes.

Afuera 3 ambulancias de la Cruz Roja, listas para atender desmayados o insolados, porque el calor era extremo.

RUMORES EN VOZ BAJA… “Ayer llore todo el día de acordarme del padrecito”… “Yo también. Cuando fue lo de mijo, él iba todos los días a la casa pa consolarnos y ver como estábamos”… ¿Pero sabes qué? A ese caooonnn no le queda mucho tiempo. ¡Los mismos que andan en eso se lo van a quebrar! No ves que les calentó la plaza. Ahorita a de estar que se lo lleva la chin…. de miedo porque sabe que se lo van a cargar. Aunque es bien aferrado y loco y se hace lo que él dice. Los otros dos son más tranquilos, si yo los he visto bien… Pos está lleno de policías, ojalá pronto lo agarren… yo digo que el Ejercito lo va a encontrar…. ¡No, el Ejercito no! A esos este señor los tiene ridiculizados con sus abrazos, no balazos. Yo digo que los que se lo van a echar son los de la Marina, esos ¡Sí son más perros y no se andan con jaladas!

¡ALELUYAAAAAA, ALELUYAAAA! (se escuchaba por las bocinas instaladas)

Enfrente había otro lugarcito donde no pegaban tan directo los rayos del sol. Ahí estaban otras dos mujeres. Ambas tarahumaras. Una muy tradicional. La otra con más apariencia de ciudad y platicadora

HOLA, ¿ME PUEDO PARAR AQUÍ CON USTEDES?… Si como no oiga. Me respondió una de ellas. La otra, la de falda amplia, amarilla y huaraches, seguía con la mirada fija en la iglesia.

¿CONOCÍAN A LOS SACERDOTES?… “Si como no oiga, nosotras de allá somos, de la barranca. Esta muy peligroso. A los padrecitos los encontraron porque son conocidos, pero a los demás ¡Ni quien los busque!… Se siente bien feo. Mire a ella le mataron al esposo y se llevaron a uno de los hijos para que trabajara. También a una de las hijas se la robó uno de los matones cuando estaba bien chiquilla y ahora, ya con tanto hijo que le hizo, pos, ni modo que lo deje. Y así pasa mucho allá”.

¿Qué PASÓ CON TU ESPOSO?… “Lo mataron al hombre mío, y al muchacho mío se lo llevaron allá más padentro… Siiiii… No lo he guelto a ver, ni nada… Siiiii”.

“HERMANOS, ESTAMOS AQUÍ REUNIDOS” (audio de bocinas)

“Pos por eso se vino paca oiga, con todos los que le quedaban, pero pos deoquis, hace un mes se le jue la chamaca de 12 años, con uno mismo de allá de la Sierra, pero que llegó a vivir cerca de donde estamos, y ándele, que se le peló”…. Si se jue… le dije que no, pero dijo que si y se jue… Si se jue”.

¿DO, DO, DOCE AÑOS?… “Si oiga, lo bueno es que al menos es de nuestra misma raza y ya está grande, ya sabe a lo que va. Pero pos gueno”.

¿Y USTEDES PIENSAN VOLVER A LA SIERRA”… “No oiga, ni paque. Orita está seguro porque está lleno de policías, pero en una semana que se vayan, otra vez guelve todo el desastre y la matazón. Mejor aquí. Aquí nos dan ayuda y no le falta a uno el frijol, pero allá, se muere uno de hambre o la matan a balazos… Por eso vinimos para despedirnos del padre Gallo, aunque sea de aquí… ¿verda tú?… siiii despedir Padre Gallo y el otro….

“OREMOS” (audio bocinas)

“¿No va a yiiirr uste a Cerocahui pal entierro?”… NO, YO SÓLO VINE A ESTA MISA… Pos hace bien oiga, ni se le ocurra yir pa ya. Está más que feo… GRACIAS… HASTA LUEGO… Hasta luego.

Termino la misa y los ataúdes fueron subidos a las carrozas para ser trasladados a Creel y este domingo a su destino final… El lugar en el que vivieron sus últimos años y dejaron el último aliento… La iglesia de Cerocahui.

Related Post

Leave a comment