Con pancartas y un enojo que salía en palabras duras y fuertes sobre todo para el gobernador del Estado a quien llamaban «ratero, mitómano, desquiciado, desgraciado, descoyuntado», los ciudadanos le reprocharon a la diputada, que ellos aprobaron una reforma en contra del pueblo sin haberles preguntado.

Palabras más palabras menos, ella le contestó que esa es su función, aprobar reformas, sin tener que ir a preguntarle a cada uno de los ciudadanos de Chihuahua, es decir, a sus representados.

“Cómo no, si ustedes son nuestros empleados, son servidores públicos que viven gracias a nuestros impuestos, no deben y no pueden aprobar cosas que van en contra nuestra”, le responderían los quejosos, liderados por el activista Julián LeBarón.

Y a pesar del enojo, los ciudadanos se conformaron con la propuesta de Domínguez: que volvieran este viernes con todas sus quejas y demandas escritas en un oficio formal, para ser presentado en la sesión de la Diputación Permanente, que ella preside, donde se le dará lectura, afirmó, como un derecho que tienen todos los ciudadanos.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x