Irrumpieron en su cuarto con las armas en alto, lo golpearon reiteradas veces en todo el cuerpo y el rostro, le dispararon con una Taser para dejarlo inactivo, lo esposaron y se lo llevaron detenido de manera violenta.

Franklin dijo: «No sabía qué estaba ocurriendo. Estaba dormido. Fue todo un gran shock y revuelo». El hecho ocurrió el 7 de julio de 2012 y de inmediato la Policía de Indiana supo del error que había cometido: confundieron al joven -por aquel entonces de 18 años- con otro sospechoso. La familia realizó de inmediato una denuncia por abuso de autoridad entre otros delitos.

A principios de agosto, una corte determinó que los oficiales que participaron del operativo habían violado los derechos constitucionales de Franklin. Lo habían arrestado e irrumpido de forma violenta en la vivienda que compartía con sus padres sin una orden judicial.

Pero a pesar del fallo, la pesadilla y la sensación de injusticia perdura en la familia. El jurado determinó que los agentes que no respetaron sus derechos deberán pagar a DeShawn y a sus padres la suma de… 1 dólar a cada uno por cada uno de los delitos que cometieron durante el operativo. Absurdo. En total, la indemnización que recibirá la humilde familia será de 18 dólares.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x