Al tomar la palabra y ante la cara incrédula de la diputada juarense Mayra Chávez, quien presidió la sesión, inició lamentando la situación de Ciudad Juárez, donde se desempeña ahora y que “poco tiene de heroica y sí mucho de lastimada desde la misma capital”.
Destacó que Rascón Banda siempre “estuvo al servicio de la denuncia y su teatro fue siempre una apuesta generosa por la transformación social, y si hoy viviera sabría de tantas cosas que hoy nos duelen”.

Como por ejemplo, agregó “la historia de una madre que es asesinada a las puertas del palacio de Gobierno, la historia de cientos de desaparecidos en Cuauhtémoc, la historia del ejercicio irresponsable de autoridades en casos negligentes como el de la joven Yesenia en Ciudad Juárez; tantas historias que reclaman justicia y que seguramente llamarían la atención de Rascón Banda”.

“La cultura no es un gasto es una inversión para lograr una sociedad menos violenta”, agregó, antes de agradecer por “esta presea por llevar el nombre de un artista a quien admiro profundamente desde la que intento, así como él lo hizo, aportar a que este sea un mundo mejor”.

Related Post