El primer día de septiembre un empleado salió del Bancomer de Ortiz Mena y casi Américas, con 115 mil pesos, para el pago de la nómina que nunca llegó a su destino, porque antes, varios sujetos le apuntaron con armas de fuego para quitarle el dinero, y luego escapar en un auto color arena.

Otro caso similar ocurrió el viernes cinco de agosto, cuando otro empleado retiró entonces 200 mil pesos de una institución bancaria, para luego ser asaltado con violencia en el estacionamiento del Club Britania, ubicado entre las calles California y Hacienda del Carrizal en el fraccionamiento Quintas de Sol, por un hombre que huyó a bordo de un vehículo Ford de color verde.

Unas semanas antes, también en viernes, el 24 de junio, el empleado de una constructora fue asaltado por tres varones y una mujer, quienes lo despojaron de cien mil pesos en la colonia Unidad Presidentes, luego de que también acababa de retirar el dinero del banco.

Los casos abundan y la forma es muy similar, gente que acude a retirar una cantidad importante de dinero, es asaltada, pero o los asaltantes son clarividentes para saber de alguna manera que llevan tanto dinero, o alguien les avisa o de plano es todo fruto de la casualidad.

Muchos casos datan de años atrás, aunque hay veces que se suceden de forma más cercana como en este septiembre, que ya van dos asaltos así de forma similar.

En junio de 2015, a dos mujeres los delincuentes las siguieron hasta su casa en la colonia Panamericana, al salir de un banco ubicado en la California y Ortiz Mena de donde retiraron 65 mil pesos.

Unos días después, otro empleado también fue asaltado al salir del banco, ahora era un repartidor de la empresa Rickys Tacos, que retiró del banco Scotiabank ubicado en Periférico de la Juventud y ampliación Río de Janeiro, 50 mil pesos, sólo para perderlos a manos de un hombre que lo encañonó.

El 21 julio de ese mismo años, una mujer de 24 años resultó además con lesiones al ser asaltada cuando salía de un banco en la calle Miguel Olea y Canal, a pesar de que el ladrón primero la amenazó con golpearla si no le daba el dinero, al final, la mujer se quedó son los 35 mil pesos en efectivo que retiró, y además hospitalizada.

Reportes periodísticos dan cuenta de un gran asalto, ocurrido el 26 septiembre también, del año pasado, cuando un hombre siguió a una mujer desde un banco en el Periférico de la Juventud hasta su domicilio en la colonia Aires del Sur, donde finalmente la amagó con un arma de fuego para despojarla de 300 mil pesos en efectivo, que llevaba en su bolso.

Pero el caso de mayor monto, y también el más vergonzoso, quizá sea el registrado la noche del 14 diciembre de 2015, cuando un empleado del Municipio fue despojado por dos sujetos armados, de más de dos millones de pesos al salir de una sucursal del banco HSBC ubicada en la avenida Deza y Ulloa y bulevar Ortiz Mena; sobre el caso sólo se dijo que el empleado nunca avisó que retiraría tal cantidad ni solicitó el auxilio de policías municipales.

El modus operandi se modificó un poco el cinco de julio de 2013 cuando un hombre que apenas se disponía a realizar un depósito bancario de al menos 200 mil pesos en efectivo, en el banco Banorte de la Teófilo Borunda, fue asaltado por cuatro personas desconocidas.

Seguramente hay otros más casos que no se dieron a conocer o que la memoria periodística excluye, pero que quedan como parte de una estadística que, para infortunio de los usuarios de los bancos, sólo aumenta cada día.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x