A un empresario español -cuyo nombre ha preferido no revelar-, le ocurrió lo segundo, y se convirtió en víctima de un chantaje que bien podría haberle costado su reputación.

“Era un perfil muy normal, no uno de esos que ya notas que son raros, y acepté. Al cabo de un par de días se volvió a poner en contacto conmigo. Empezamos a charlar, y enseguida la conversación cambió, me dijo que era un chantaje, y que me iba a enseñar algo”, relató.

Según reseñó el diario El Mundo, tras aceptar la solicitud de amistad de una joven atractiva francesa comenzaron una charla que, si bien al principio parecía normal, rápidamente dio un giro de 180 grados. La cuenta falsa le envió una serie de montajes fotográficos donde aparecía el hombre masturbándose y observando pornografía infantil.

“Habían duplicado mi perfil al 100% y habían vuelto a pedir amistad a mis amistades. Mucha gente no se dio cuenta, se preguntó qué habría pasado, pero aceptó, y automáticamente aparecían los montajes fotográficos en sus muros. Lo querían extender. Cuando te encuentras en esa situación te das cuenta de que Facebook no te hace ni caso”, agregó.

Pidieron al hombre el envío de 1,000 euros (poco más de $1,100) a cambio de mantener ocultas las fotos y, al negarse, comenzó la represalia. Los delincuentes descargaron fotos del perfil del empresario y crearon un perfil nuevo en la red social para agregar a sus contactos reales. Después los estafadores publicaron los montajes en el muro para que todos pudieran verlos.

Aunque la cuenta falsa fue cerrada por Facebook, los delincuentes volvieron a abrir otra que permaneció accesible. La Policía tampoco sirvió de gran ayuda.

“Me dijeron que no contravenía su normativa, y ahí te das cuenta de que estás totalmente vendido”, declaró la víctima en una entrevista con el referido medio.

Tuvo que tomar cartas en el asunto y explicar abiertamente a sus amigos, familiares y compañeros lo ocurrido, para que dejaran de seguir al perfil falso y conseguir parar la amenaza.

Las redes sociales pueden ser armas de doble filo. Aunque nos ayudan a comunicarnos con nuestros amigos y seres queridos también pueden ser la cuna de este tipo de delitos que potencialmente pueden hacer mucho daño. Un uso responsable es fundamental para evitar estos peligros y disfrutar de las nuevas tecnologías.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x