A pesar de que apenas podía coordinar sus movimientos, se subió a su Pontiac sedán para volver a su casa. Ese viaje no podía terminar bien.

Cuando Stacy llegaba a una esquina, al 4000 de la Avenida Mission, embistió a toda velocidad a un vagabundo que justo cruzaba la calle. El hombre, que estaba yendo a desayunar a un centro comunitario, quedó incrustado en el parabrisas. El impacto fue tan fuerte que la mitad de una de sus piernas se rompió, salió volando y terminó sobre el maletero.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x