Sin embargo, el proceso contra la mandataria avanzó sin pausas, no respetó la “tregua olímpica”, y en medio de la distracción que han constituido los Juegos llegó a su fase definitiva, en la que finalmente se decidirá la suerte de Rousseff y, con ello, la del presidente interino Michel Temer.

Sin dar tiempo para procesar el impacto de los Juegos olímpicos, la pesada losa de la severa crisis que sufre el país pasará de ocupar ahora el espacio que robaron las medallas y los podios.

El capítulo final del proceso de destitución de Rousseff, que se arrastra desde diciembre pasado, comenzará el próximo jueves, cuando el pleno del Senado se reunirá para escuchar por última vez a los testigos de la parte acusadora y de la defensa.

Dos en el primer caso y seis en el segundo, que declararán durante dos días y luego, el lunes 29, presentará su testimonio la propia Rousseff, quien ha decidido ejercer su defensa personalmente por primera vez desde que se instauró el proceso.

La mandataria está acusada de irregularidades fiscales que ella niega a rajatabla y ha dicho que el Senado solo espera “justicia” y que reconozca su alegada inocencia.

Sin embargo, según los últimos trámites del proceso, Rousseff se verá como con un Senado hostil, que en una votación previa a la fase que empieza este jueves respaldó la continuidad del juicio por 59 votos frente a 21.

Esos 59 votos superan en cinco la mayoría absoluta necesaria para destituir a la mandataria y, al mismo tiempo, confirmar a Temer en el poder hasta el 1 de enero de 2019, cuando acaba el actual mandato.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x