En 1979, y con una población cercana a los mil millones de habitantes, el gobierno comunista determinó que los matrimonios sólo podían tener un hijo e inició una serie de programas para frenar la natalidad que incluyó campañas de educación sexual, la promoción del uso de métodos anticonceptivos e incluso la amenaza de ir a prisión.

Como resultado, el número de hijos por madre bajó de 5.8 a principios de los años ochenta a 1.6 en 2015, cuando el gobierno dio fin a la medida para recomendar a su población tener 2 hijos.

Se estima que en el año 2050, cuando China sea la primera economía a nivel mundial, más de la cuarta parte de su población tendrá 65 años o más, lo que significará un reto a sus finanzas públicas. Ante esto, es necesario elevar la tasa de maternidad a 2.1 hijos por mujer.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x