Muy sereno, escuchando el discurso frente a Presidencia Municipal, en la Plaza de Armas, se encontraba el ciudadano disfrutando un cigarro.

No había alcanzado silla, a pesar que fueron alrededor de 4 mil que se instalaron, por lo que no le quedó otra que ser de las mil que se quedaron paradas.

Con el ánimo de lucir su recién comprado pantalón, el señor no sabía por que alguna gente le sonreía, hasta que el fotógrafo le comentó lo ocurrido.

-¡Oh que la chinga…, me olvido quitárselo. Gracias”, fueron sus palabras, y continúo escuchando con mucha atención el discurso de Marú.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x