– Créditos para policías, ¡Solo para jefes!
-Felich: Más pena que gloria
-Sin presupuesto para errores

ÚNICAMENTE para los agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, DSPM, que tengan un sueldo mayor a los 10 mil pesos mensuales, parece estar dirigida la reciente convocatoria que lanzó el alcalde de Chihuahua Marco Bonilla, con la firma de convenio con el banco Santander, para la adquisición de créditos hipotecarios.

Así lo dijeron agentes inconformes con la medida y que esperaban que la promesa eterna de varias campañas electorales de dotar de casas a quienes no tuvieran o bien apoyarles en su adquisición, no quedara en una simple buena intención.

Esto, ya que los créditos que se estarán entregando a los policías interesados que cumplan con los requisitos, solo pueden ser en tres vías, para hipoteca nueva, para sustitución de hipoteca y crédito para construcción o remodelación, teniendo que cumplir en todos los casos con la entrega de los estados de cuenta de los últimos tres meses o recibos de nómina de dos meses.

El problema, dicen,  es que la tasa de interés que se ofrece es anual ordinaria fija máxima del 45.0 por ciento, rubro en el que supuestamente Santander tiene menor tasa de interés que el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, Infonavit, y por ello Bonilla habría firmado ese convenio.

Lo que se menciona es que solo quienes tienen un rango alto dentro de la DSPM podrían pagar un crédito de esta naturaleza, dejando fuera a quienes por alguna razón aún no se han hecho de una vivienda propia.

CON más pena que gloria se realiza en estos días la Feria del libro de Chihuahua, en su regreso a la forma presencial y  la que no le quitaron el acrónimo de “Felich” que le dejó Javier Corral, y con la que supuestamente se busca reconocer la trayectoria de chihuahuenses destacados en las letras como Nellie Campobello; Dolores Batista; Rogelio Treviño y Enrique Servín, pero también, sin mérito alguno, a personajes panistas como Blanca Magrassi, esposa de Luis H. Álvarez, al ponerle su nombre a una de las salas, ¿qué sigue, usar después el nombre de Caramelo Chávez?

MAL, mal con la Feria del Libro de Chihuahua, donde no todos quedan “feliches” como es el eslogan heredado de la administración anterior, ya que además de no tener un solo invitado de renombre nacional en su cartelera,  osan maltratar al talento local que acepta participar más por amor a la promoción de la lectura que por verdadero interés en una Secretaría de Cultura que hasta ahora ha dejado mucho que desear. Resulta que a la escritora Aniela Rodríguez, ganadora incluso del Premio Chihuahua, denunció a través de las redes sociales que los de la Secretaría a cargo de la panista Alejandra Enríquez, ni siquiera tuvieron el cuidado de comprarle bien su vuelo para poder asistir a la feria, lo peor es que la joven dice que no es la primera vez que le hacen eso porque “no hay presupuesto para corregir su propio error y comprarme un vuelo adecuado, pero no les importan los artistas, les importa justificar presupuestos,  hacer números, poner la sonrisa en ruedas de prensa”, pero no fortalecer la cultura de Chihuahua.

 

 

Escríbanos al correo electrónico de SIN PELOS EN LA LENGUA:  [email protected]

 

 

 

 

 

Related Post

Leave a comment