Ahora la información que diversas fuentes de la propia Secretaría de Hacienda han proporcionado, es que el boquete financiero de este año rebasa los 14 mil millones de pesos.

Pero esos desfalcos se vienen dando con conocimiento de la propia Auditoría Superior del Estado, quien en los informes financieros de las cuentas públicas ha dejado pasar sin señalamientos reales lo que a todas luces es una irregularidad.

Es en el informe de la Cuenta Pública del 2014 en donde en su página 28 se detalla el concepto I.5.1. con el título Variación de los Egresos Estimados Contra los Reales, se presenta el comparativo entre los egresos presupuestados y los reales y en el punto de Inversión Pública informa que el Gobierno del Estado tenía un presupuesto por ejercer de 10 mil 252 millones de pesos, etiquetados con aprobación del Congreso del Estado, de los cuales solo se ejercieron dos mil 695 millones. Lo que representa una variación de 7 mil 557 millones de pesos.

Dicha diferencia no tiene explicación y en el informe ni siquiera se señala que la Auditoría Superior del Estado hubiere requerido información al Gobierno del Estado sobre que hizo con esos 7 mil 557 millones de pesos que no se ejercieron y no se explica a que rubro se reetiquetaron y simplemente desaparecen.

En ese mismo punto además aparece el dato de que existió un mal manejo administrativo en el pago de la deuda, pues en el Presupuesto de Egresos aprobado por los diputados en diciembre de 2013, habían aprobado el pago de 363 millones de pesos, pero durante ese año el Gobierno del Estado pagó un total de mil 554 millones de pesos, es decir pagó mil 191 millones de pesos de más.

Sobre ese punto la Auditoria Superior del Estado señala en la observación número 6: “Variación que se origina principalmente a la estructura de la deuda pública realizada el 25 de noviembre de 2014, autorizado mediante el decreto N° 1370/2013 XIII P.E., publicado en el Periódico Oficial del Estado el 7 de septiembre de 2013”.

La inconsistencia es clara, una reestructuración de deuda solo es aprobada por el Congreso del Estado, para lograr disminuir los pagos y los costos de la deuda, pero lo que dice el informe de la Auditoria es que el Congreso le autorizó a César Duarte gastar más en el pago de la deuda pública.

Al sumar esos dos conceptos, se tiene que en el 2014 había un señalamiento serio del orden de los 8 mil 748 millones de pesos de recursos mal ejercidos, además de 644 millones de pesos de deuda del ejercicio anterior, para totalizar 9 mil 392 millones de pesos que pasaron bobitos sin explicación y sin observación alguna.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x