Garfio dijo que no se trata de un mal uso de recursos públicos, porque “era cerveza, no recursos”, a pesar de que, de acuerdo con el síndico municipal Héctor Barraza, haber vendido estas más de 17 mil latas de cerveza en los juegos de beisbol, le habría significado al Municipio un ingreso de casi medio millón de pesos.

Consideró que es un tema que ha salido de sus cauces porque “no podemos ser ingratos, debemos ser solidarios, somos humanos, es un joven que se preparó, que salió adelante con mucho esfuerzo, y si bien es cierto que la administración pública es muy complicada, también no podemos hacer leña del árbol caído”.

En tono molesto ante los cuestionamientos de la prensa, dijo que “ustedes me han visto actuar cuando yo veo un delito o un error grave, de inmediato actúo no ando esperando que me presionen los medios, y esto no es un tema que agrave las finanzas del Municipio o que esté haciendo daño a alguien, por favor. Todos somos un equipo y fue un error, y somos susceptibles a un error de esos, porque se hace en todas las administraciones, todo mundo lo ha hecho, son usos y costumbres”, indicó.

Y así fue toda la administración de De la Rosa al frente del deporte municipal, de acuerdo con el informe presentado por la Sindicatura donde los usos y costumbres alcanzaron casi todas las actividades del instituto, desde regalar cervezas al por mayor, hasta no hacer contratos para prestadores de servicios y para los mismos jugadores, cobrar y no declarar el uso del estacionamiento en el estadio, vender uniformes hechizos y de mala calidad para niños y jóvenes, entre otras observaciones que suman más de 20.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x