– Desbandada en IMSS: Primero matan sacerdotes, ahora médicos
– SSPE la hacen de inspectores y reabren bares
– Certificación PEFA

OTRO asesinato en la Sierra está siendo minimizado por autoridades de Gobierno, y no es para menos, por todo el desmother que se traen con la inseguridad. Ahora asesinaron de manera cruel a una médica anestesióloga del IMSS Bienestar. Se trata de Masiel Mexía Medina, que fue acribillada a balazos en la clínica de la comunidad de San Juanito, Bocoyna, ubicada en la Sierra Tarahumara, donde supuestamente las autoridades policiacas mantienen operativos y vigilancia extrema.

La Fiscalía General del Estado habla poco del homicidio de la doctora del IMSS Bienestar, pues esta la orden de no “arder” más el tema de seguridad, pero eso ha provocado que demás médicos huyan de su trabajo, pues todo ocurrió en la misma clínica, aunque hasta la Delegación Estatal del IMSS se preste para decir lo contrario.

Ante ello, personal médico abandono su trabajo al no tener ninguna garantía en seguridad, pues la muerte violenta de la doctora Mexía Medina, es un caso más de una ola de atropellos y violencia que vive su personal en la clínica.

Por ellos, los médicos no quieren ir a trabajar a la sierra a causa de las condiciones de violencia que sufre esa golpeada región del estado, pues este Gobierno no les garantiza NADA, NADA.

A fin de conocer, de manera más precisa y apoyado en una metodología internacional, la situación actual de los sistemas de gestión financiera pública municipal frente a las mejores prácticas internacionales, el Municipio de Chihuahua pagó por una evaluación del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas, PEFA por sus siglas en inglés, cuyos resultados fueron dados a conocer este lunes.

En el evento, realizado en un abarrotado Centro de Convenciones y Exposiciones de Chihuahua, el alcalde Marco Bonilla dijo que con esta certificación “las familias chihuahuenses pueden tener confianza en que el presupuesto municipal es realista y se ejerce de acuerdo con lo establecido, así como la seguridad de un gobierno que garantiza la optimización de recursos para las inversiones públicas y planeación eficiente”.

Sin embargo, en el extenso documento, sobresalen algunos rubros en los que el Municipio obtuvo una D, siendo la A la calificación más alta y la D inferior al mínimo requerido, como en el tema de gastos agregados en el que “el total de gasto agregado ejecutado del Municipio de Chihuahua se situó entre el 85% y el 115% más de lo presupuestado en tres años analizados”; así como que “no se cuentan con indicadores de desempeño a nivel de productos y resultados para los servicios públicos” en el rubro de “Desempeño logrado para la prestación de servicios”.

En el tema de consultas públicas, el Municipio obtuvo solo D porque o no realizó consultas públicas por ejemplo, para la elaboración del presupuesto de egresos o bien, no tomó en cuenta ni la cuarta parte de los servicios públicos en su encuesta; mientras que tampoco pasó el tema de las licitaciones ya que “el valor de los contratos para 2021 por licitación mediante convocatoria pública, no supera el mínimo requerido (60%) dentro de las buenas prácticas internacionales”.

Desde el 6 de julio, el programa anunció en sus redes sociales que esta evaluación del Municipio de Chihuahua (MDC) se lleva a cabo por primera vez, y que “el MDC ha decidido financiar esta evaluación con sus recursos propios con la expectativa de conocer, de manera más precisa y apoyado en una metodología internacional, la situación actual de los sistemas de gestión financiera pública municipal frente a las mejores prácticas internacionales”.

De acuerdo con su página oficial, PEFA es una herramienta para evaluar el estado del desempeño de la gestión financiera pública. Una evaluación PEFA proporciona un análisis completo, consistente y basado en evidencia del desempeño de la GFP en un momento específico. La metodología PEFA se puede volver a aplicar en evaluaciones sucesivas para realizar un seguimiento de los cambios a lo largo del tiempo.

PUES resulta que personal de Gobernación fue humillado por mandos de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal en San Francisco del Oro, pues aunque son del mismo equipo, chocan los interese$.  Los inspectores acudieron el pasado fin de semana a esa población del sur del estado, y clausuraron bares. Los encargados se burlaron y les dijeron a los de Gobernación que más tardarían en poner los sellos de clausura que ellos en quitarlos, y comenzar la vendimia y las mismas prácticas.

Los inspectores cumplieron su trabajo y se retiraron, y al día siguiente como por arte de magia esos bares estaban abiertos, y los trabajadores de Gobernación pusieron el grito en el cielo, pero los callaron de un dos por tres. Según esto, un alto mando de la Secretaria de Seguridad Pública Estatal, es muy compa de los encargados de esos bares y les dio permiso que reabrieran, pisoteando el trabajo de personal de Gobernación.

Se trata de José Eduardo Simeón Esparza Peynado, comisionado estatal de Seguridad, y mano derecha del secretario, Gilberto Loya Chávez.

Con ello muere el discurso del mismo Simeón Esparza en relación que en la SSPE no solapan más actos de corrupción en los que se involucren a los agentes.

 

Escríbanos al correo electrónico de SIN PELOS EN LA LENGUA:  [email protected]

Related Post

Leave a comment