Para aclarar la complejidad del conflicto, el director general de Gobierno, Joel Gallegos, explicó que el Gobierno estatal no es el patrón de los trabajadores del volante, sino una autoridad mediadora que busca la salvaguarda de los derechos laborales de todos los chihuahuenses.

“Creo que el gobierno, junto con los actores que integran el sistema de transporte podemos llegar a una solución que sea benéfica para todos, en donde los trabajadores reciban su salario, la ciudadanía reciba el servicio y los concesionarios y permisionarios asuman la responsabilidad que tienen”, dijo Gallegos.

Aclaró que la vía seguirá siendo la del diálogo, con una interacción permanente con trabajadores, concesionarios y permisionarios, por lo que en ningún momento se violentará el derecho de los trabajadores a la protesta pacífica.

Destacó que se heredaron de la anterior administración pasivos que corresponde pagar a los patrones, por lo que conminó a los mismos a cumplir con esta obligación.

Adelantó que se está dando un proceso de transición hacia nuevos entes en la operación del transporte y que se efectúa un análisis de los montos recaudados y el destino de los mismos, para optimizar el proceso de administración de la operadora de transporte.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x