Esta noche, en pleno mitin en Reno (Nevada), los agentes del Servicio Secreto de Estados Unidos irrumpieron en el escenario y desalojaron precipitadamente de allí a Donald Trump debido a lo que parecía una amenaza, aunque resultó una falsa alarma.

De repente, al poco de comenzar a hablar, Trump paró en seco y miró al fondo del público, tapando el reflejo de los focos con su mano, entonces los agentes se lo llevaron rápidamente. Los asistentes al mitin entraron en pánico, algunos corrieron y otros, según informa Efe, rodearon a un hombre. Fuentes del Departamento de Seguridad Nacional citadas por el canal ABC informaron de que el hombre detenido no iba armado y que la muchedumbre se asustó y algunos gritaron «arma, arma…» cuando este trató de levantar un cartel.

Al cabo de unos minutos, Trump regresó al escenario y dijo a sus seguidores: «Nadie dijo que iba a ser fácil para nosotros. Pero nunca nos van a detener», aunque hay poca épica en el suceso de hoy. El tipo quería levantar un cartel y el pánico desatado es un buen signo de la tensión de esta campaña.

El programa de Trump de estos tres últimos días de campaña es de vértigo. Tras Reno, este mismo sábado le esperaba una cita en Denver (Colorado). Este domingo visita cinco estados: Iowa, Minneapolis, Michigan, Pensilvania y Virginia.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x