El euro alcanza mínimos históricos. ¿Qué pasará ahora?

El euro nació en el año 1999, la moneda ha estado durante muy poco tiempo por debajo de la paridad con el dólar. De hecho, la última vez que bajó fue entre 1999 – 2002 y fue por el gran aumento de tasas en los EE. UU.

Cuando cayó a este récord mínimo histórico de 0,82 dólares fue a finales de octubre del 2000. El valor actual se puede comprobar en un online Forex broker. Los billetes y monedas de euros se implementaron en 2002, en concreto el 1 de enero. La moneda se empezó a usar antes del 1 de enero como unidad de cuenta para liquidar transacciones transfronterizas.

Aunque aparentemente tenga una corta historia de tan solo dos décadas, el euro es la segunda moneda más codiciada en la reserva mundial de divisas. Además, su rotación diaria entre el euro – dólar es la más alta entre las monedas del mercado mundial con un movimiento total de casi 7 billones por día.

Si bien es cierto que cualquier moneda acaba siendo débil frente al dólar, los valores como el yen y la libra esterlina también han mostrado una grave caída este año. Esto es debido a que los aumentos más agresivos de las tasas en EE. UU. impulsaron el atractivo del dólar, y, además, los temores de una posible recesión mundial han llevado a la mayoría de inversores a buscar refugio en el dólar y no querer acercarse a otras monedas.

Se espera que el Banco Central Europeo comience a subir las tasas poco a poco, de hecho, La Reserva Federal subió los tipos 75 pb en junio. Los temores del aumento de los precios del gas en Europa empezaron a aumentar (el par de divisas EURRUB da muestras de temor en el mercado Forex). Estos temores han conseguido que la zona del euro sea más susceptible a los riesgos de recesión.

Algunos economistas creen que el euro puede seguir cayendo, el banco de inversiones Nomura tiene un objetivo a corto plazo de 0,95 dólares y cree que la recesión comenzará justo después de este verano y durará al menos 1 año. Otros analistas ven que las perspectivas económicas tienen espacio para mejorar, pero que el euro seguirá estancado durante un tiempo. Incluso si el BCE sube las tasas la FED tendrá que subir más, atrayendo efectivo a los Estados Unidos.

El euro también podría verse afectado por los riesgos de fragmentación, el motivo es simple, los costos de endeudamiento de los estados más débiles siguen en aumento y los pares más ricos no se mueven. No obstante, el euro destaca en su venta corta y podría acelerar la caída ya que, actualmente es una operación popular en los mercados y su posicionamiento bajista se acerca a niveles históricos.

Esto es un gran problema para el BCE, permitir que la moneda caiga elevará la inflación, que ya es récord, aumentando el riesgo de que el crecimiento de los precios se aclimate a una tasa demasiado alta para el 2% que busca la BCE.

Para poder luchar contra los mínimos alcanzados de 20 años por el euro se requiere un aumento de tasas de forma más rápida y esto podría aumentar el descenso de una economía que ya enfrenta una posible recesión. Hay estudios publicados muy recientes que son citados por el BCE y se muestra como sugieren que una depreciación del 1% del tipo de cambio eleva la inflación a un 0,1% en un año y un 0,25% en tres años.

El euro se ha desplomado casi un 12% en lo que va de año si lo comparamos con el dólar. Pero si se compara sobre una base ponderada por el comercio, tan solo ha bajado un 3,6% frente a otras monedas. Esto significa que la caída es más notoria contra el dólar que contra otras monedas.

Muchos son los analistas que afirman que a últimos de año el euro tomará una postura más agresiva, además, habrá una subida progresiva de 50 puntos básicos en el último trimestre. El BCE ve poco probable que el euro actúe de forma más agresiva, ya que las perspectivas de crecimiento ya se han visto muy dañadas y están llegando al límite.

 

 

Related Post

Leave a comment