Sin embargo, la experiencia que Sarah Allen vivió con su hijo Jasper, de dos años, se escapó de todos los rangos normales, tanto así que hasta los médicos quedaron impactados.

Según relató la mujer al “Daily Mail”, el 13 de julio pasado y tras sufrir un cuadro de escarlatina, el pequeño Jasper se despertó con algunas “pintas” en su cuerpo, cuya cantidad fue rápidamente aumentando.

Sus padres decidieron llevarlo de urgencia a un hospital, donde fue inmediatamente internado. “Mientras estábamos esperando por una cama para él, podía ver como la piel de todo su cuerpo se enrojecía justo frente a mis ojos”, describió Sarah.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x