Con esa riqueza, el ex dictador cubano logró superar a otros gobernantes como la reina Isabel de Inglaterra y la reina Beatriz de Holanda, entre otros. Pero quedó detrás del rey de Arabia Saudita, Abdullah Bin Abdelaziz, quien se ubicó en el primer lugar con 21 mil millones de dólares, seguido por el sultán de Brunei, Hassanal Bolkiah, con 20 mil millones; la del presidente de Emiratos Árabes Unidos, Jalifa bin Zayed Al Nahyan, 19 mil millones; el emir de Dubái, Mohamad bin Rachid, 14 mil millones; la del príncipe de Liechtenstein, Hans-Adam (4 mil millones); y el príncipe de Mónaco, Alberto II (mil millones).

El origen de tal cantidad de dinero se estima que proviene de una «red de compañías estatales», entre las que se incluye el Palacio de Convenciones, Climex, tiendas y Medicuba, red que vende vacunas y otros productos farmacéuticos producidos en la isla.

Según la publicación, Castro recién logró aumentar significativamente su fortuna en los últimos años de vida. En 2003, se le calculaban unos 110 millones de dólares. Apenas dos años después, alcanzó los 550 millones de dólares. Ya en 2012, la riqueza del ex dictador casi se duplicó hasta alcanzar los 900 millones de dólares.

Cuando Forbes publicó dicha lista, el régimen reaccionó considerándola una «infamia».

«Si pueden probar que tengo cuentas bancarias en el extranjero 900 millones, un millón, o incluso un dólar, renuncio», manifestó en ese entonces Fidel Castro.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x