El pasado jueves, Padrés se presentó ante un juez a declarar; tras comparecer, fue detenido e ingresado a un reclusorio. El mismo día fue detenido su hijo por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita y trasladado al penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México.

Padrés enfrenta acusaciones por parte de la PGR por delincuencia organizada y lavado de dinero por un monto de 178 millones de pesos y de acuerdo con la Unidad Especializada en Análisis Financiero de la PGR, el ex gobernador tenía cuentas en el extranjero por 8.8 millones de dólares, los que «no fueron declarados ante la autoridad fiscal federal».

Se presume que el hijo de Padrés recibió en una de sus cuentas bancarias parte de los 178 millones de pesos, que la PGR cree que fueron triangulados, que derivaron de licitaciones a modo en Sonora para la adquisición de útiles y uniformes escolares.

Ayer su abogado Antonio Lozano aseguró que los delitos de defraudación fiscal y lavado de dinero no están acreditados.

«El delito de defraudación fiscal es improcedente porque nunca fue un ingreso, la PGR lo acusa de defraudación fiscal porque dice ‘recibiste en tu cuenta 8.8 millones de dólares y no pagaste el impuesto'», explicó en entrevista radiofónica.

Mientras que «el delito de lavado de dinero u operaciones con recursos de procedencia ilícita no se configura, los recursos invertidos son conocidos, tienen un origen conocido lícito y la acusación de la Procuraduría se basa en puras suposiciones», dijo.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x