Empresas como Bimbo buscan mantenerse en el gusto de los hispanos -en su mayoría mexicanos- apostándole al mercado de la nostalgia.
Firmas estadounidenses como Walmart generan su crecimiento por las minorías en ese país; asiáticas como Toyota, se congratulan de su penetración entre los millennials latinos y la misma Casa Blanca no puede negar que la recaudación tributaria de este segmento mantiene su tendencia ascendente.

En México también hay beneficiados: los hogares que reciben las transferencias de dinero y que hacen de las remesas la segunda fuente de ingresos en el país.

Entre el 2000 y 2015 el poder de compra de los hispanos en el vecino país del norte se triplicó, al pasar de 500 mil millones de dólares, a 1.5 billones, un 206 por ciento más, comparado con apenas el 76 por ciento de la población no-hispana, según estimaciones del Seling Center for Economic Growth de la Universidad de Georgia. Se prevé que para 2020 el gasto sea de 1.8 a 2 billones de dólares.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x