En un recorrido por la que fue la casa de la primera dama, Angélica Rivera Hurtado, ninguna persona atiende a la puerta de la residencia que en 2014 detonó el escándalo contra la familia presidencial por su valor de 86 millones de pesos, lo que ocasionó que el lunes pasado el presidente Enrique Peña Nieto pidiera disculpas a los mexicanos por lastimar la investidura presidencial. “Fue un error”, admitió.

“En noviembre de 2014, la información difundida sobre la llamada casa blanca causó gran indignación. Este asunto me reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a derecho y con total integridad, también somos responsables de la percepción que generamos con lo que hacemos y en esto reconozco que cometí un error.

No obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno. En carne propia sentí la irritación de los mexicanos. La entiendo perfectamente, por eso, con toda humildad, les pido perdón”, expuso el mandatario.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x