Ashlee Hutt, de 24 años y residente del estado de Washington, quedó acusada de drogar con heroína a sus tres hijos, de 6, 4 y 2 años, a quienes les daba la sustancia para que se durmieran más rápido. Con su novio, Leeroy McIver, de 26, vivían en una casa infestada por ratas y llena de excremento y agujas contaminadas, que fue intervenida el año pasado por la denuncia de un vecino.

Los Servicios Sociales estaban preocupados por el bienestar de los niños, quienes estaban sucios y con algunas heridas, pero luego notaron que tenían huellas de inyecciones. Exámenes posteriores a cabellos de los menores dieron positivo por el opioide.

«Los niños vivieron en condiciones deplorables. Aún sin el tema de la droga, no era una buena situación», destacó Ed Troyer, vocero del Departamento de Policía del condado de Pierce, en declaraciones al Washington Post. «Desafortunadamente, con frecuencia encontramos chicos viviendo en malas condiciones, pero no vemos a padres que administren intencionalmente drogas a sus hijos», agregó.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x