En realidad a Brockaus, el cantante mexicano sólo debe pagarle 549.000 dólares, de acuerdo con una Corte Federal de Nueva York, pero la cifra casi se duplica por los gastos del juicio (359.000 dólares) y los intereses de la indemnización (98.000 dólares).

En 2015, Brockhaus demandó a Luis Miguel por 2,2 millones de dólares por presunto incumplimiento de contrato, bajo el argumento de que el cantante se negaba a pagarle lo que se había comprometido por sus servicios como asistente personal.

Brockhaus había recibido durante el tiempo que estuvo trabajando con Luis Miguel, entre 2012 y 2014, 1,5 millones de dólares. Entre julio de 2012 y diciembre de 2014 Luis Miguel declaró haber obtenido ingresos personales por 19,9 millones de dólares por sus giras de conciertos.

«El Rey Sol» afirmó que tuvo que despedir a Brockaus por errores en operaciones inmobiliarias en Acapulco y Miami que le causaron perjuicios financieros.

El intérprete de “La incondicional” puede apelar todavía pero los gastos judiciales podrían elevarse aún más sin garantías de obtener una victoria.

Brockhaus es esposo de una amiga de la infancia de Luis Miguel y por ello le dio el puesto de ayudarlo a administrar todos sus gastos, una función que antes realizaba su amigo el español Alejandro Asensi.

La imagen de “Luismi”, como le conocen sus fans, se encuentra en picada debido a la suspensión de varios conciertos en la capital y en la sureña ciudad de Mérida debido a supuestos problemas de salud.

El mes pasado, tramitó un “amparo” para evitar ser detenido en el estado occidental de Jalisco, aunque nunca quedó claro si enfrentaba algún cargo, en especial relacionado con un incumplimiento de un contrato musical.

En noviembre pasado, se anunció que haría una gira en compañía de su compatriota Alejandro Fernández pero el proyecto se aplazó varios meses debido a problemas legales.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x