Nacho Padilla, como se le conocía en el mundo literario, formó parte de la Generación del Crack cuyo manifiesto fue publicado en 1996. También era miembro de la Academia Mexicana de la Lengua.

«La noticia más dolorosa del año. Falleció Ignacio Padilla, gran compañero de vida y aventuras literarias. Descanse en paz», publicó el escritor Mauricio Montiel en su cuenta de Twitter. En otro tuit abundó: «La congoja que me causa esta noticia es indescriptible. Hace apenas un par de semanas celebré a Nacho en el Palacio de Bellas Artes».

En su labor como cuentacuentos y lector apasionado, Ignacio Padilla manifestó en diferentes formas su interés por acercar al lector a la reflexión profunda por medio del lenguaje y la literatura. De tal forma, sin considerarse cervantista, profundizó en la obra de Miguel de Cervantes desde una óptica literaria más que académica.

Asimismo, fue promotor del género cuentístico y coordinó el Encuentro Internacional de Cuentistas en la Feria Internacional de Guadalajara.

Es autor de los libros de relatos Trenes de humo al bajoalfombra (1991) y de El androide y las quimeras (2008), y solía afirmar que llevaba 20 años trabajando en un proyecto de vida fundamentalmente cuentístico.

Ganador del Premio Internacional Juan Rulfo 1998 y del Premio La Otra Orilla 2011, Padilla también escribió títulos como El año de los gatos amurallados, Espiral de artillería y La teología de los fractales.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x