La trabajadora de una empresa de servicios de televisión ubicada en Yucatán, reportó que dos encapuchados ingresaron al local, la golpearon y la amarraron para robarse 185 mil pesos.

Al llegar el supervisor a la empresa, la mujer le informó de lo ocurrido y dieron parte a las autoridades para denunciar el supuesto robo. Intentaron revisar la cámaras de seguridad del negocio, pero estas no servían.

El supervisor al no creer la versión de la mujer, revisó las cámaras de un local cercano y se percató de que la única que había entrado en la tienda había sido Fany.

Al ser interrogada por las autoridades, la mujer confesó que ella había fingido el asalto para pagar su boda, por que su novio no podía costear la fiesta.

Finalmente el dueño de la tienda decidió no levantar cargos, sin embargo, se quedó sin empleo y sin boda.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x