El subsecretario para América del Norte de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Carlos Sada reconoció que, ante las políticas migratorias del presidente estadunidense Donald Trump, existe preocupación en torno a lo que pasará con los ‘dreamers’ mexicanos, sin embargo, descartó que por ahora exista una ‘cacería’ en contra de dicho grupo poblacional.

En entrevista radiofónica, el diplomático aseveró que la detención de Daniel Ramírez, el primer ‘dreamer’ mexicano que fue capturado por autoridades migratorias, es un motivo de atención para las autoridades mexicanas.

Sí nos preocupa, porque son muchachos que están con un estatus legal adecuado, es temporal, pero están todavía vigentes”, mencionó en torno a la condición de los ‘dreamers’.

En el caso de Daniel no sólo sacó una vez su permiso, sino lo volvió a renovar en el 2016 y este tipo de acciones sí ponen una gran presión y mucho nerviosismo y angustia entre la gran comunidad de muchachos y muchachas", añadió.

Manifestó que, lo preocupante es que aun cuando estos jóvenes cuentan con permiso legal para permanecer en el país vecino, en especial cuando no ha habido una disposición oficial para que las autoridades migratorias emprendan acciones en contra de este grupo.

Sada indicó que por parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) se está acompañando a Daniel en el proceso legal de audiencia.