Te presentamos la intrépida sesión protagonizada por la modelo rusa Viktoria Odíntsova, una joven de 22 años de edad que ha asombrado a las redes sociales por atreverse a posar de una manera poco común; y es que para lograr que las fotos fueran únicas, tuvo que hacerlo a mil pies de altura en Dubái y aparentemente sin permiso ni equipo de seguridad.



Tanto las fotos como los videos se han viralizado debido a que la joven cuelga del brazo del fotógrafo con un paisaje de fondo que provoca vértigo. La temeraria joven posó al borde de la Torre Cayan (edificio más alto del mundo en el 2013).



Para muchos, Odíntsova arriesgó su vida imprudentemente y da un ejemplo peligroso para los 3,2 millones de personas que la siguen en sus redes sociales. Incluso, han comentado en las fotos que es la peor manera de llamar la atención. ¿Qué opinas?