Obama fue recibido por funcionarios de ambos partidos, incluidos el gobernador demócrata John Bel Edwards y el vicegobernador republicano Billy Nungesser. Los senadores Bill Cassidy y David Vitter, republicanos ambos, también estaban presentes en el aeropuerto desde donde el mandatario se dirigió a un barrio en que las tormentas dejaron al menos 13 víctimas fatales y obligaron a miles a abandonar sus viviendas.

La visita pone de manifiesto los peligros y oportunidades políticos que pueden significar los desastres naturales. Además de responder de manera eficiente, es crucial para los líderes políticos demostrar compasión y una presencia reconfortante.

Por razones de seguridad, la Casa Blanco no dio a conocer detalles del itinerario presidencial por adelantado. Pero Obama planeaba visitar un barrio de Baton Rouge Parish dañado por las aguas, reconfortar a los vecinos, reunirse con funcionarios estatales y municipales y agradecer a los voluntarios.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x