En un comunicado difundido este miércoles, Matt y Melissa Graves subrayaron que saben que nunca van a tener de nuevo consigo a su hijo Lane Thomas, pero van a tratar de mantener “su espíritu vivo” a través de una fundación que lleva su nombre, con la que esperan compartir con otros el “amor inimaginable” que el niño dejó grabado en sus corazones.

“Además de la fundación, nos centraremos únicamente en la futura salud de nuestra familia y no entablaremos una demanda contra Disney. Por ahora, seguimos pidiendo privacidad mientras nos enfocamos en nuestra familia”, señalaron en el breve texto.

El pasado 15 de junio, el niño fue arrastrado hasta el agua por un caimán cuando se encontraba con su familia a orillas de un lago artificial en el complejo hotelero Gran Floridian Resort & Spa en Orlando, ciudad del centro deFlorida famosa por sus parques temáticos.

Sus padres trataron de liberar al menor de las fauces del caimán, de 1.5 a 2 metros de largo, pero no lo consiguieron.

Las autoridades buscaron al niño y llegaron a sacrificar varios caimanes del lago durante la operación de búsqueda.

El 16 de junio, los buzos que participaron en la búsqueda hallaron en el fondo del lago el cuerpo del niño, que estaba sin vida pero intacto.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x