Pero Pasquale Brocco tuvo un método inusual para conseguir sus metas: ir al supermercado y devolverse. Teniendo en cuenta que solo pesaba 605 libras (274 kilogramos) y que ha perdido la mitad de ese peso, quizás hubo algo en su rutina que funcionó. Porque cada vez que tenía hambre, caminaba hacia su Walmart local y se iba otra vez a su casa antes de caer en la tentación de comer. De hecho, lo hacía tres veces al día. De esa manera recorría 6 millas (casi 10 kilómetros) al día.

De inmediato, comenzó a cambiar su dieta. Puso vegetales y carnes a su plato. Quinoa. Dejó los lácteos. Y de las caminatas hacia Walmart, se inscribió en un gimnasio. Comenzó a levantar pesas y a usar equipo del gimnasio. Antes ni cabía en las máquinas.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x