La dependencia precisó que el esquema de precios máximos establecidos para las gasolinas y el diésel en el presente año, no se trata de un nuevo impuesto ni de un aumento de los precios existentes.

Refirió que para evitar una alta volatilidad en los precios y proteger a los consumidores, se estableció una banda que oscila de más/menos 3.0 por ciento del precio máximo observado en 2015, por lo que el precio podría subir al techo de la banda o disminuir al piso de la misma.

Expuso que la reforma energética busca mejorar el abasto de combustibles a precios competitivos, garantizando estándares internaciones de eficiencia, calidad y confiabilidad, impulsando el desarrollo del sector con responsabilidad social y ambiental.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x