Donald Trump intentó hacer negocios en México varias veces. Y siempre perdió. Cada una de esas derrotas, varias en juzgados mexicanos, fueron metiéndole una idea: el muro.

Y un día, cuando vio que los cineastas mexicanos ganaban los Óscar, estalló. E hizo pública su idea: México está lleno de corruptos estafadores, dijo, y es necesario construir un muro para separarlos.

Luego vinieron las primarias para la Presidencia de Estados Unidos, y arrasó. Su discurso de odio contra México se hizo más marcado cada día, y eso le atrajo votos. Entonces le siguió.

Ahora, Donald Trump, el hombre que vino a Los Pinos y humilló al Presidente de México, Enrique Peña Nieto, se ha convertido en una amenaza real; ya no son tuits ni bravuconadas. Ahora tiene la posibilidad de hacer realidad la pesadilla y vengarse de todos los agravios que, considera, se le han cometido.

The Daily Beast cuenta que mucho antes de las escaramuzas de Donald Trump contra México ya como candidato, fue un caso legal de telón de fondo lo que generó su odio hacia los mexicanos y su idea de que se se aprovechan de Estados Unidos. “Había sido jodido en un acuerdo de negocios, y nunca lo olvidó”.

“Hace años, Trump había firmado un acuerdo de negocios con el empresario Pedro Rodríguez por millones, con el fin de lograr el concurso de Miss Universo a la Ciudad de México en 2007. Mientras Rodríguez le pagó una fracción del costo por adelantado, las propiedades de Rodolfo Rosas Moya aparentemente fueron acondicionados en un fideicomiso como garantía para el resto”, narra.
Pero Trump afirma que “no se le pagó según el acuerdo, y la acción judicial posterior fracasó en devolverle los millones de dólares que él cree que se le adeuda”.

Los periódicos mexicanos dijeron que el desencuentro de Trump con Rosas Moya se centra en 25 lotes en Playa del Carmen. Trump incluso ganó un arbitraje contra Rosas Moya en México en 2012, pero no tuvo ningún progreso en recuperar el dinero perdido. Trump cree que se le deben 12 millones, de acuerdo con un informe de 2015 de Bloomberg.

Sus problemas legales mexicanos parecían irritarlo profundamente. El año pasado lanzó una serie de tuits que de manera específica planteaban su irritación personal contra el sistema de justicia mexicano, pero poco a poco fue metiendo a los mexicanos en general.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x