El sujeto pasó dos meses ingiriendo hojas afiladas, debido a una obsesión por comer metal. Los médicos estaban sorprendidos.

“Tenía un impulso salvaje de consumir metal. Incluso para nosotros, cirujanos con experiencia, fue aterrador”

El procedimiento para remover los objetos filosos les tomó a los ‘docs’ cerca de cinco horas, en una operación muy desgastante debido al cuidado que requirió para mantener la integridad de los órganos.

“Estábamos tan nerviosos… un pequeño error podría haber terminado con la vida del paciente. En mis 20 años de práctica, nunca he visto algo así”

El médico declaró a CNN que encontró cuchillos plegables, algunos de ellos ya oxidándose y otros tantos estaban rotos.

El paciente se recupera satisfactoriamente, pero lo van a canalizar con el psiquiatra para tratar su fijación.

“Siento haber decepcionado a mi familia. Voy a estar siempre agradecido a los médicos y personal del hospital por salvar mi vida. Me gustó su sabor y era adicto… así como las personas se vuelven adictas al alcohol y otras cosas, mi situación era similar”

Luego del difícil caso médico, los especialistas se dieron el lujo de bromear con el peculiar paciente.

“Le dijimos que si alguna vez siente que necesita más hierro en su cuerpo, pruebe con las espinacas”

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x