Se mata de un disparo por accidente

Malachi Hemphill, un adolescente norteamericano de 13 años, falleció el pasado lunes después de dispararse con una pistola por accidente mientras realizaba un vídeo en directo para sus amigos a través de Instagram.

El suceso se produjo en la localidad de Forest Park, en Georgia, Estados Unidos. El joven fue encontrado muerto por su madre y su hermana, que acudieron a su habitación después de escuchar una explosión en su dormitorio. Tras derribar la puerta, encontraron al joven en un enorme charco de sangre.

El joven fue trasladado rápidamente al hospital de Grady, dónde murió. Varios amigos de él se encontraban viendo el vídeo que estaba realizando en Instagram cuando el arma se disparó automáticamente y acudieron corriendo a su casa tras darse cuenta de lo ocurrido.

«Había alrededor de 40 a 50 niños fuera», aseguraron testigos en declaraciones recogidas por The Telegraph. «Creo que eran los que estaban viendo el directo y cuando todo sucedió corrieron hasta aquí», dijeron. «Este dolor no creo que se vaya nunca. Sólo tenía 13 años.

La imagen de verlo en el suelo no desaparecerá nunca».

Aún no sabe de dónde pudo sacar el menor el arma, aunque sospechan que podría habérsela facilitado algún amigo. Las autoridades de Atlanta se encuentran investigando el suceso.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x