Se mete martillo a la boca y se le queda atorado

Kayley, una chica de 14 años residente de Luisiana, se vio forzada a pedir ayuda por Twitter para deshacerse del martillo que se había metido a la boca.

«El vocalista de K-pop es tan guapo que me comería un martillo para conocerlo«, apostó con un amigo.

Y, aunque cuenta que todo fue una obra, lo cierto es que su juego le costó una visita al hospital y su fotografía fue criticada por miles de internautas.

Related Post