A tanto ha llegado el tema, que en San Luis Potosí, México, se busca evitar que los padres pongan nombres de origen anglosajón para que no les hagan bullying. Comenzando por el infame «Brayan» y seguido por «Britany» (compañera de parodia), «Kevin», «Kimberly», etc. Y sobre todo, si la persona viene de un contexto socio económico humilde y no tiene rasgos caucásicos.

Por esta razón, la titular del Registro Civil de Xilitla, Janett López Márquez,aseguró que a los padres se les guiará para que no bauticen a sus hijos con nombres denigrantes o peyorativos para ellos.

«La obligación como personal de esta dependencia es hacerles ver que pueden evitar que sus hijos sean víctimas de burlas, señalamientos y hasta daño psicológico», afirmó citada por el periódico «Diario de Morelos».

Por supuesto, como los cambios son duros de asimilar, muchos padres no han tomado la orientación de la mejor manera, pero que al fin y al cabo, los padres pueden llamar a sus hijos como quieran.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x