Primero molesta a sus compeñeros, luego se dirige a la oficina de su jefe, a quien arroja gas pimienta, golpea y lo orina.

Y todo eso en menos de un minuto. Sí, en 60 segundos su reputación fue a caer hasta el fondo del pozo.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x