Versión oficial

No me agradezcas lo que te he dado; me ha sido dado por ti.

 

Jodorowsky

 

Para que la corrupción de las altas esferas del poder público siga impune, se impone una recomendación que hace escuela: no dejar evidencias, ocultar con papeles y cifras. Para así, impostar con la afirmación ¡Fue legal!

 

Por eso la corrupción de altos vuelos es difícil de aniquilar, así haya leyes y exposición en los medios con el propósito de extirpar el peculado y el cohecho en el que incurren los altos funcionarios. Cuando se llega a castigar una malversación de los recursos públicos se coloca en el banquillo a un funcionario menor o hasta una secretaria. Sucede a veces que la motivación política esté de por medio: se llama venganza.

 

Siendo que los casos de PEMEX -Emilio Lozoya Austin- y de SCT -Gerardo Ruiz Esparza van de la mano de un mismo grupo político, aquí me detendré en el primero para hacer algunos comentarios.

El ex director de PEMEX ha dicho: mi casa (de 38 millones de pesos) es fruto de mi trabajo en la iniciativa privada. Parecida declaración a la de Angélica Rivera sobre su casa en las Lomas, adquirida por una millonaria y generosa liquidación por parte de Televisa. Yo no firmé documento que me incrimine, sostiene ELA. Lo mismo dijo Enrique Peña Nieto cuando explotó el escándalo de su casa en Ixtapan de la Sal, estado de México. Vaya que se hace escuela.

 

Han de saber que la administración financiera de PEMEX es revisada por la Secretaría de Hacienda, la de Energía, la Auditoría Superior de la Federación y la auditoría externa realizada por el despacho que se contrate (La CFE, por ejemplo, en los tiempos de Alfredo Elías Ayub, presumía de la revisión que le hacía Transparencia Mexicana) No hay manera fehaciente, de acuerdo a lo documentado, de encontrar los diez millones de dólares que los directivos de Odebrecht -Marcelo Odebrecht y Luis Alberto de Meneses Weyll- acusan haber trasladado a ELA.

 

Se trata de un arreglo informal, en el uso posible de prestanombres y paraísos fiscales. Elemental para no dejar registros de un trato directo y de la ruta de los dólares. De ser ciertas las imputaciones de los directivos de Odebrecht, el cohecho se realizó en la sombra. En ese caso, los directivos de la empresa brasileña tienen que prender lámparas para sacar verdaderamente a la luz los delitos. Ofrecer agenda de reuniones, audio, video, cuentas y fechas de depósitos, identificación de prestanombres ¿Lo harán? ¿Le conviene al actual gobierno de Brasil?

 

 

En este entramado de enriquecimiento bajo sospecha, el Sistema Nacional Anticorrupción parece congelado. El SNA mantiene cautela. Estando una supuesta investigación en marcha por parte de la PGR, lo prudente será no estorbar el llamado debido proceso, ajá. Al menos hasta que no se cuente con el fiscal anticorrupción y a ver si entonces se echa a andar el sistema. Por lo pronto, el SNA mantiene a reserva las habilidades de sus funcionarios para demostrar de qué están hechas las capacidades del ente autónomo. Cuando despierte el sistema, se espera tenga la contundencia para sanear la vida pública y no resulte un Frankenstein más.

 

Salud y larga y luchar para vivir.

 

@profesor_F

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x