Amy Milligan, originaria de Estados Unidos, se armó de valor para entrar a una de las atracciones más famosas de San Diego, California: Mckaney Manor, la casa más tenebrosa del mundo.

Ésta es una supuesta residencia ‘embrujada’ que funciona con actores, quienes fungen como espectros que hacen pasar a los visitantes una experiencia sangrienta y difícil de olvidar.

A través de un video, ella denunció lo que vivió dentro de la atracción y aseguró que le provocaron cientos de moretones y casi era ahogada, además de que todo lo experimentado dejó en ella un severo problema con su mente, pues la expusieron a una impactante agresión psicológica, al punto de que sintió estar cerca de la muerte.

La denuncia ha causado gran eco en medios internacionales, que han difundido la queja provocando gran descontento en las redes sociales.

A pesar de la controversia, la atracción es bastante específica al momento de recibir a sus ‘invitados’ e incluso los somete a pruebas psicológicas y físicas para saber si son aptos para la experiencia y así evitar alguna tragedia.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x