Cuando llegaron las cuadrillas de limpieza, hicieron un descubrimiento asombroso: el hombre de 69 años que había llevado una vida humilde tenía una colección de monedas de oro valuadas en millones de dólares —más de 5 mil eran mexicanas— , guardadas en viejos cajones de munición en su cochera.

La mitad de la colección se subastará en las próximas horas en un tribunal de Carson City para saldar alrededor de 800 mil dólares en impuestos y cargos a la herencia del difunto, según publica Milenio citando a la agencia AP.

Lo recaudado, por encima de esa cifra, se entregará a una maestra sustituta de San Rafael, California, prima hermana de Samaszko y única heredera. Se requirió una exhaustiva búsqueda para localizar a Arlene Magdanz.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x