“El Gobierno del Estado de manera precisa y enfática monitorea los parámetros de cada hato en sanidad animal para evitar que se vaya ganado de dudoso origen o enfermo de tuberculosis hacia los Estados Unidos, y mantener la puerta abierta hacia el mercado de carne más importante”, expresó.

En el ciclo que concluyó ayer, se exportaron 352 mil cabezas de ganado en pie, cantidad menor en 17 mil ejemplares al ciclo inmediato anterior debido a las sequias prolongadas, inclemencias climáticas y falta de ganado repatriado, es decir becerros de menor tamaño que los ganaderos sueltan para crecer en los agostaderos y los exportan de mayor peso.

Soto Payán destacó que en 2011 se exportó una cifra record cercana a las 400 mil cabezas de ganado, pero los siguientes años no han sido muy favorables para la engorda debido a problemas climáticos como sequías prolongada, por lo que en coordinación con los productores ganaderos, así como las autoridades federales y estatales del ramo, se han implementado programas para repoblar el hato ganadero de exportación.

Agregó que en base a un sistema que es propiedad de la Unión Ganadera Regional de Chihuahua el estado interviene de manera imparcial para vigilar que el ganado que se exporte a la Unión Americana vía Chihuahua sea nacido en este estado o repatriado y exportado después de seis meses de permanecer en esta entidad para cumplir la norma sanitaria.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x