Para el día 29 de agosto, la respuesta por parte de la Coordinación General de Derechos Indígenas en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, aprobó el tipo de apoyo “Derecho a la Igualdad de Género del Programa de Derechos Indígenas”, una vez realizado el proceso de acuerdo a los procedimientos establecidos en los lineamientos del programa en mención, a favor de la apertura de una CAMI en Creel, Bocoyna, a dicha asociación civil.

Son quince mujeres las que conforman esta organización, la cual tiene más de diez años trabajando a favor de las féminas de origen indígena que sufren algún tipo de violencia en la zona de la Sierra Tarahumara.

Ésta, es la primera ocasión en la que buscan acrecentar su operatividad en las comunidades, que hasta la fecha ha sido con recurso propio, por medio dela presentación y disposición de un proyecto presentado en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas.

Destacó que en sus comienzos se realizaron talleres de atención psicológica y acompañamiento a mujeres indígenas víctimas de algún tipo de violencia, con el apoyo de la delegación Chihuahua de la CDI. Desde entonces, el acercamiento que la organización ha tenido en las comunidades, ha generado confianza en las mujeres indígenas y provoca a su vez mayor apertura en la expresión y denuncia de la violencia, además de impulsar un saneamiento en el núcleo familiar, sin alejarlas de los usos y costumbres de los pueblos originarios en el estado de Chihuahua.

Reconoció que a pesar de que el hombre Rarámuri, muchas ocasiones no observa con buenos ojos este movimiento, algunos sí acuden a las pláticas y talleres que la organización ofrece; sin embargo, eso no es motivo para minimizar los resultados que con ello se logran,pues lo que se busca es fomentar la cultura del respeto, la inclusión y la vida en familia.
Dio a conocer que se trabaja de la mano con el Instituto Chihuahuense de la Mujer en Creel en Bocoyna y Guachochi, a donde las mujeres violentadas son canalizadas para recibir refugio cuando lo requieren, además de atención psicológica y jurídica.

Se trata de un grupo de mujeres indígenas con liderazgos en sus comunidades, pues las hay desde Gobernadoras Tradicionales, Comisarias de Policía, hasta auxiliares de Salud; quienes se dedican a aconsejar o guiarlas a la instancia correspondiente, e inclusive atender en materia de primeros auxilios a aquellas que lo requieran.

“No queremos que las mujeres pierdan la esencia de ser Rarámuri, pero sí que conozcan y hagan valer sus derechos”, dijo Enedina Rivas, en el sentido de que con esta organización se busca fomentar nuevas estructuras familiares asentadas en el respeto hacia la figura femenina.

Finalmente, destacaron que el objetivo principal es lograr un proyecto junto a la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, a través de una Casa de la Mujer Indígena que además sería la primera para el Estado de Chihuahua y una de las tres que existen en el norte del país, a diferencia del centro y sur del territorio mexicano, que es donde se concentra la mayoría.Asimismo, recalcaron que es importante para la Sierra Tarahumara contar con un espacio como éste, en donde sea posible planear y diseñar mayores y mejores estrategias para salir acampo y luchar por el respeto de la figura femenina, dentro de las comunidades indígenas de Chihuahua; pues a pesar de que como organización recorren gran parte del territorio, el trabajo que debe hacerse para lograr la erradicación de la violencia en contra de la mujer, debe ser constante.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x