-María Ávila Serna fue la peor aspirante para ocupar una magistratura
-Si mucha prisa
-Adiós posada y baile del policía

Y arrancaron las comparecencias de los aspirantes a ocupar una magistratura del Tribunal Superior de Justicia hasta pasada la medianoche.  A  cada aspirante le dieron solo 20 minutos para que convenciera a los diputados.

La peor, y quién quedó exhibida de manera pública fue María Ávila Serna, al grado de quedar ridiculizada en el Congreso del Estado en su búsqueda por ser magistrada de la Primera Sala Civil Regional.

Quedó demostrado que necesita un curso urgente en la materia de Introducción general al estudio del derecho en todas sus ramas, ya que Cuauhtémoc Estrada y Oscar Castrejón, le pusieron una enormes orejas de burro, pero María les prometió que si le daban la chamba, se comprometía a estudiar las leyes. “El compromiso que hago yo con usted y con todos los que se encuentran aquí en la mesa, es que soy una persona profesional que me gusta estudiar y voy a estar comprometida cien por ciento en el estudio de las leyes para poder llevar a la buena práctica el cargo por el cual quiero contender“, dijo la más pésima de todos los aspirantes.

También los legisladores le cuestionaron su honorabilidad por haber estado vinculada a proceso por corrupción, y la contestación de la partidaria de Movimiento Ciudadano fue de echarles la culpa a los jueces al confundirlos con ministerios públicos.

El puesto que puede alcanzar en el Tribunal Superior de Justicia es el de sacar copias, y en ese lapso, meterse a la nocturna, echarse unos litigios, y chance para la otra logre ese escaño que significa la Excelencia en el Nivel Superior del Poder Judicial, y ocupar un lugar más alto en la jerarquía del poder judicial.

Sería un disparate si el diputado del PAN Alfredo Chávez la continua apoyando para ese puesto, ya que le caería la responsabilidad si la injusticia llega con esa “magistrada”.

QUIENES ya fueron víctima de las obras del municipio de Chihuahua capital, en la zona centro de la ciudad, se preguntan ante quién o en dónde se interponen las denuncias por lesiones por caídas o resbalones, ante la falta espacios para transitar, ya que ya son varios los ciudadanos que han sufrido algún percance.

Y es que aparte de que no hay por dónde caminar, no existe la adecuada señalización de cuidado para el que anda a pie, y al parecer tampoco hay mucha prisa por concluir con las obras, que si bien es cierto, y hay que reconocerlo, pondrán la ciudad más bonita, también lo es que no han tenido mucha consideración con los peatones que digamos, y al menos del Congreso ya van dos empleados que azotan como res y ni quien les diga «usted, disculpe».

TODA una contradicción señalan los afectados por la morenización que parece apoderarse, a veces sí y a veces no, del alcalde de Chihuahua Marco Bonilla, quien por un lado se gasta varios miles de pesos en llenar el Centro de luces y adornos gringos que no sirven a la gente más que para que se tome la foto pa’l Feis, y por otro les niega a sus empleados prestaciones de gran arraigo como la posada navideña y el baile del policía, que ahora para ahorrarse lo de las caguamas lo convirtió en un triste desayuno de huevito y frijoles, y además solo para una representación de los agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal, como si cuando se tratara de atender algún hecho delictivo fuera solo un representante en nombre de todos.  No hay congruencia ni mucho menos de agradecer al menos a quienes a veces hasta arriesgan la vida para mantener los índices delictivos a la baja, como tanto lo presume y agradece el alcalde, pero al parecer solo de dientes para afuera. A lo mejor ya hay que empezar a hacer el cochinito desde ahora para las campañas, ¿un baile para los policías? Nah, eso puede esperar.

 

Escríbanos al correo electrónico de SIN PELOS EN LA LENGUA:  [email protected]

 

 

 

 

 

 

Related Post

Leave a comment