Resurgen temores sobre escuadrones de la muerte

Villajoyosa, España.- Los hombres que mataron a Maksim Kuzminov querían enviar un mensaje. Esto era evidente para los investigadores españoles incluso antes de descubrir quién era. Los asesinos no solo le dispararon seis veces en un estacionamiento del sur de España, sino que pasaron por encima de su cuerpo con el auto.

También dejaron una pista importante sobre su identidad, según los investigadores: casquillos de balas de pistolas Makarov de 9 milímetros, una munición estándar del antiguo bloque comunista. “Era un mensaje claro”, dijo un alto funcionario de la Guardia Civil, la autoridad policial española que supervisa la investigación del asesinato. “Te encontraré, te mataré, te atropellaré y te humillaré”.

Kuzminov desertó de Rusia a Ucrania el verano pasado, pilotando su helicóptero militar Mi-8 hasta territorio ucraniano donde entregó la aeronave además de un conjunto de documentos secretos a agentes de los servicios de inteligencia ucranianos. Al hacerlo, cometió el único delito que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, ha dicho una y otra vez que nunca perdonará: la traición.

Su asesinato en la localidad costera de Villajoyosa el mes pasado ha hecho surgir el temor de que las redes de espionaje rusas en Europa sigan operando y tengan como objetivo a los enemigos del Kremlin, a pesar de los esfuerzos concertados para desmantelarlas después de que Putin invadiera Ucrania en 2022.

Los servicios de inteligencia de Rusia se han puesto en pie de guerra y han comenzado a operar a un nivel de agresividad en el país y en el extranjero que recuerda a la era de Stalin, dijo Andrei Soldatov, autor y experto en los servicios militares y de seguridad de Rusia.

“Ya no se trata de espionaje convencional”, dijo. “Se trata de operaciones, y estas operaciones pueden incluir asesinatos”.

En España, Kuzminov llevaba “una vida indiscreta”, según el alto funcionario de la Guardia Civil. Acudía a bares populares entre la clientela rusa y ucraniana, gastando el dinero que había recibido del Estado ucraniano. Se desplazaba por Villajoyosa en un Mercedes Clase S negro.

No se ha establecido cómo exactamente lo encontraron los asesinos, aunque dos altos funcionarios ucranianos dijeron que se había puesto en contacto con una antigua novia, que aún estaba en Rusia, y la había invitado a venir a verlo a España.

‘Un grave error’

Altos funcionarios policiales que hablaron bajo condición de anonimato dijeron que el asesinato tenía características de ataques similares vinculados al Kremlin, incluido el asesinato de un excomandante rebelde checheno en Berlín en 2019 y el envenenamiento del exagente de inteligencia militar ruso Sergei Skripal en Salisbury, Inglaterra, en 2018. Skripal sobrevivió.

Los dos asesinos encapuchados que aparecieron en las imágenes de las cámaras de vigilancia del estacionamiento del complejo de apartamentos donde residía Kuzminov eran claramente profesionales que llevaron a cabo su misión y desaparecieron rápidamente, dijeron agentes policiales.

Related Post

Leave a comment