Suman 18 muertos; posible niña entre las víctimas, hija de encargados

 

Chihuahua.-  “¡Ahora sí se los cargo la chingada!”, fue lo último que escucharon los internos del centro de rehabilitación Uniendo Familias de la ciudad de Chihuahua, seguido de las metrallas que han segado la vida de 18 personas.

La última cena que les dieron a los adictos fueron frijoles charros, y los mandaron a descansar al dormitorio.

Algunos internos que fumaban solicitaron permiso para ir por los cigarros a la tienda, y como en otras ocasiones, no hubo problema por ello.

Los encargados del centro de rehabilitación solo les pedían que los cigarros los prendieran en la explanada, misma que se ubica al interior del establecimiento.

Mientras algunos ya estaban dormidos en los cuartos, y otro fumaban y conversaban, de pronto escucharon los gritos: “¡Ahora sí se los cargo la chingada!”. Nada pudieron hacer, ya que las ráfagas de los “cuernos de chivos” empezaron a dañarlos.

En el momento, se indicó, la encargada se encontraba en el sanitario, donde no salió hasta que termino la “guerra”.

De manera extraoficial, el esposo fue uno de los fallecidos, y la hija de ambos, fue llevada al hospital, donde falleció, según los últimos informes.

Cabe mencionar que el ataque ocurrió alrededor de las 21:00 horas, donde los criminales llegaron al centro de rehabilitación ubicado en las calles 52a y Urquidi de la colonia Rosario, al sur de la capital, dispararon contra quienes se encontraban en el lugar.

 

 

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x