-Tapete anticovid de la UGRCh
-Inútil y chimoltrufio
-Contagios en Congreso, preocupa Rubén Aguilar

SEGÚN esto, las autoridades estatales y municipales se van aponer bravas con los establecimientos que hacen poco o nada para contribuir a menos contagios en esta etapa tan alarmante del COVID-19.

Pues bien. Deberían empezar por la Unión Ganadera Regional de Chihuahua, donde su presidente, Eduardo Prieto, está más preocupado por llevar a cabo acciones de sanidad en el municipio de Chihuahua para incrementar el valor del ganado que la salud de su personal.

Basta ver el tapete “sanitizante” que no se s sabe si dan más risa que lastima, y que exponemos la fotografía en “Sin Pelos en la Lengua”.

Los mismo empleados señalan que nunca, desde que inició la pandemia, se ha tomado la temperatura a nadie que ingrese a sus instalaciones, y mucho menos el uso de gel antibacterial.

Así mismo no hay control de la gente que ingresa a las instalaciones, entran niños, adultos mayores que son los de mayor riesgo y hay departamentos reducidos donde la fila de espera es hasta de 10 personas sin tener las medidas de sana distancia.

Cabe mencionar también que desde que empezó la pandemia son mínimas las veces que se ha ido a desinfectar las instalaciones, dos para ser exactas. Y pese a que en cada departamento hay por lo menos 3 empleados positivos al COVID-19, el presidente de la UGRCH se niega a realizar la prueba a todo el personal, o de perdis, mostrar algo de empatía. Eso sí, quienes rodean a Eduardo Prieto, esos si se realizan la prueba, aunque sea la pasa “encuarentenado” en sus ranchos.

PUES ayer, los diputados politizaron la aprobación de feminicidio, un tema que duele en Chihuahua, y más por el reciente estreno de Netflix.

Antes de aprobar el dictamen que tipifica el feminicidio en Chihuahua tras varios años de asesinatos de mujeres, de insistencia por parte de grupos y activistas y el letargo legislativo habitual para aprobar los asuntos, diputados de diversas fuerzas políticas tomaron la tribuna para establecer sus posicionamientos al respecto, aprovechando para lanzar una que otra pedrada.

La primera en tomar la palabra fue la diputada panista Blanca Gámez quien recordó lo sucedido con la juarense Marisela Escobedo, asesinada “nada menos que a las puertas de Palacio”, y reprochó que es increíble que sea hasta ahora cuando se aprueba esta tipificación, a pesar de que por décadas el estado ha sido emblemático en el tema, luego de los asesinatos de mujeres en Juárez en los 90.

Por su parte, el diputado de Morena Gustavo de la Rosa destacó que a diferencia de cuando ocurre cuando se asesina a cualquier persona, basta que se le acuse y se le compruebe, a diferencia de cuando ocurre en contra de una mujer que debe comprobarse que fue por el simple hecho de ser mujer, lo que a veces puede entorpecer la acción de la justicia.

En respuesta, la diputada panista Georgina Bujanda le dijo que estaba como “la Chimoltrufia”, “si checa el dictamen y si estuvo en los foros sabrá que lo que se quiso hacer es que quede bien establecido, lo quiero y lo respeto mucho, pero no lo entiendo, dice que está en contra del tipo penal, pero dice que lo votará en contra”.

Y aun cuando la ley orgánica del Congreso no permite que se establezcan los diálogos entre legisladores, De la Rosa se enfrascó en una discusión estéril, al agradecerle el aprecio, pero “no acepto que me tache de ignorante, no soy ningún inútil ni ningún Chimoltrufio”, a lo que ella le respondió que conoce su trayectoria “sé que ha andado muchos años en la defensa de los derechos humanos, lamento no haberlo acompañado, pero tenía dos años”, y tras pedirle “no debemos partidizarlo”, aseguró que “ahorita hay más violencia que nunca, hay más feminicidios que nunca”.

Tras la votación, la diputada del Partido del Trabajo, PT, Deyanira Ozaeta felicitó el trabajo de sus compañeros, luego de que “Chihuahua se negaba a tipificar, siendo irónicamente un estado donde más se asesinaba a las mujeres y se le dictó la penosa sentencia del Campo Algodonero”, pero a través de un comunicado se adjudicó el logro al decir que “a propuesta del PT se aprobó la tipificación del feminicidio”.

 

POR cierto, se dice que las medidas de seguridad que se tomaron por la pandemia en el Congreso del Estado no sirvieron de mucho ya que detectaron varios casos de contagios.

Por lo pronto, la raza que estaba yendo seguido a la torre legislativa, fue invitada a salir y no acercarse mientras este la situación de esta manera.

Y es que también los diputados están con síntomas, entre ellos la priista Rosa Isela Gaytán, y gente de su equipo.  También se habla de Obed Lara, de Encuentro Social, Ruben Aguilar del PT, y otros más que están haciendo las pruebas o esperan resultados. La preocupación se concentra en Don Rubén por sus  77 años de edad, motivo por el cual, es atendido de emergencia aunque aún no se reporta si ha sido o no hospitalizado.

De la misma manera el jefe de seguridad Garcia Chico del Congreso también se encuentra contagiado, por lo que la alerta esta en rojo en Congreso.

En Morena señalan que hay persona que no se cuidan y entran al recinto legislativo sin medidas de seguridad, como es el caso de la Luly Valles, quien hace poco andaba en las playas de Cancún como si el semáforo no existiera, y eso que ya fue contagiada del COVID-19, 

Escríbanos al correo electrónico de SIN PELOS EN LA LENGUA:  [email protected]

 

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x