Lo anterior, para que se den cuenta del repudio social que están generando con sus acciones, reconsideren la decisión de promover “paquetes de impunidad” a fin de librar la acción de la ley y puedan dejar “con decoro” el cargo.

Asimismo, el líder de los perredistas en San Lázaro señaló que por ser la principal figura política en el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Presidente Peña Nieto debería tomar cartas en el asunto y poner freno a los congresistas locales, que están avalando leyes, otorgando cargos a “incondicionales” de los mandatarios salientes y aprobando deuda para “blindar” las anomalías cometidas durante las administraciones que en breve, llegarán a su fin.

“Es vergonzante este tipo de actitudes y es allí donde quisiéramos ver al Presidente de la República, quisiéramos verlo poniendo orden, porque además son correligionarios de él. Por ser él el jefe nato del PRI, pues pedirle que sus correligionarios legisladores en esos estados, tengan vergüenza nacional y desde luego la suficiente honradez de no aprobar la creación de fiscalías a modo, para taparles la cara a estos gobernantes y quedar impunes”, exigió.

“El jefe nato del PRI puede reconvenir a esos diputados para que actúen de una manera distinta. Si en algunos partidos hay disciplina a partir de las acciones del Presidente es en el PRI. Yo creo que si es posible que él pueda actuar, lo esperaríamos los mexicanos. Si no, sería otra nota mala para él”, advirtió el perredista.

“En principio los gobernadores que tengan culpa, tendrán que pagar en términos de lo que corresponde y resarcir además, y los legisladores que se impliquen en este tipo de actos, deberán tener juicio político también”, sentenció.

Martínez Neri señaló que la situación en dichos estados es sumamente preocupante, y los actos de corrupción cometidos durante los gobiernos de Javier Duarte en Veracruz; César Duarte en Chihuahua y Roberto Borge en Quintana Roo, no pueden quedar impunes.

Señaló que el deslinde planteado por la dirigencia del PRI, temporalmente a cargo de la diputada federal Carolina Monroy no es suficiente y debe trascender del discurso a los hechos.

Enfatizó que más allá de las declaraciones de los líderes priístas, si el Primer Mandatario tiene interés en poner en orden a sus correligionarios y recomponer la imagen de su partido, debería intervenir directamente y no permitir que los desmarques queden en mera “simulación”.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x