Dos telescopios de la agencia espacial, incluido el NuSTAR, dieron pruebas del momento en el que un pulso masivo de Rayos-X, salía del interior del agujero negro supermasivo «Markarian 335».

En sí, no es que la energía haya salido directamente del centro del fenómeno cósmico; lo que señalan es que se comenzó a formar desde la corona, hacía el centro, para después ser expelido por este. Algo que de todas formas rompe con el paradigma de los agujeros negros.

De acuerdo con Dan Wilkins, de la Universidad Saint Mary, esto les ayudará a comprender mejor la naturaleza de estos cuerpos celestes, además de establecer cómo es que le dan «poder» a algunos de los objetos más luminosos del universo.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x