Se trata de Kaitanata, un pueblo al sur de Nueva Zelanda con apenas 800 habitantes, pero que dice tener aproximadamente mil puestos de trabajo y cientos de casas deshabitadas, por lo que lanzaron una desesperada iniciativa para que las personas acudan a trabajar y así, evitar que se convierta en un pueblo fantasma.

La oferta consiste en ofrecer una vivienda y un terreno por aproximadamente 163 mil dólares (230 mil dólares neozelandéses). Hay que recordar que el precio promedio de una vivienda en Nueva Zelanda es de 411 mil dólares (577 mil dólares); costo que aumentó un 12.4% en el último año, de acuerdo al periódico local «Stuff».

Pero eso no es todo: El distrito de Clutah, donde se encuentra el pueblo de Kaitangata, promete un reembolso de hasta tres mil 500 dólares en descuentos del pago de agua a los nuevos dueños.

«El desempleo para los jóvenes en esta región está en 2… no en 2%, sino en dos personas desempleadas porque quieren», comentó Bryan Cadogan, alcalde del distrito de Clutha.

Los principales puestos de trabajo están vinculados a empresas de la industria alimenticia: carne y productos lácteos, entre otros.

La campaña está dirigida a trabajadores neozelandeses que quieran cambiar de residencia y mudarse a Kaitangata: «Es una comunidad chapada a la antigua, no cerramos nuestras casas y dejamos que los niños corran libremente. Tenemos trabajos, casas, pero no hay personas. Por lo que queremos que este pueblo vuelva a brillar, los esperamos con los brazos abiertos», dijo en entrevista con el periódico británico «The Guardian».

En la década de 1850, el pueblo conocido por los lugareños como «Kai», dependía totalmente de la minería y llegó a tener un máximo de mil 200 habitantes.

Related Post

Suscribirse
Notificar de
0 Comentarios
Retroalimentación En Línea
Ver todos los comentarios
0
Deseas comentar esta nota? Deja tus comentariosx
()
x